Bagan, amanecer entre templos y globos

Bagan es posiblemente el lugar más visitado y famoso de la no tan turística Myanmar, ex Birmania. Dentro del área arqueológica hay más de 2000 templos budistas, pagodas y estupas desperdigadas por pastizales y caminos arenosos. Es un lugar imponente que se distingue por la belleza colectiva más que la individual.

Amanecer en Bagan

Se dice que hubieron más de 10.000 monumentos religiosos construidos entre los siglos XI y XIII. Actualmente, si bien está considerada como el complejo religioso más grande del mundo, Bagan todavía no es reconocido por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad. Los motivos son varios, pero el principal es la mala gestión del antiguo gobierno militar en la zona arqueológica. Las restauraciones realizadas fueron de mala calidad, por ejemplo, no se respetaron ni los materiales ni el estilo arquitectónico. También, se construyó un campo de golf en el medio del complejo, luego de desalojar por la fuerza a la población local. Hoteles de lujo y torres de vigilancia fueron construidas para el grupo gobernante. Se espera que con el nuevo gobierno civil y luego de seguir las guías de cuidado y mantenimiento de la UNESCO sea declarada Patrimonio de la Humanidad en el 2019.

Los viajeros suelen alquilar bicicletas eléctricas para recorrer la zona. El encanto es perderse en el entorno a un ritmo propio, explorar caminos, refugiarse del sol en los templos, llegar a un sitio donde se este solo, comer en un restaurante local y volver a perderse por ahí hasta el atardecer donde se va en busca de los templos con mejor ubicación, para simplemente subir, sentarse y contemplar el sol caer sobre las pagodas y el verde.

Si el atardecer es un momento inolvidable, el amanecer es surreal. Sin dudas, vale la pena madrugar para ver imágenes únicas. De nuevo, con la bicicleta eléctrica cada uno elige su templo y en silencio espera mientras disfruta de los rosas y violetas de un cielo que esclarece. De repente, cuando febo asoma, globos aerostáticos se elevan y sobrevuelan los pastizales creando una imagen cautivante. Los primeros rayos iluminan las pagodas, el cielo amarillo anaranjado contrasta con los globos que llevan turistas, y los que están abajo, en los templos, disfrutan un espectáculo natural con un toque humano.

#myanmar

Nosotros

Somos Tamar y Lucas, una pareja argentina que vivió los últimos 3 años en Sídney, Australia. Durante ese tiempo, además de trabajar, recorrer y disfrutar de un gran país, empezamos a idear un proyecto: dar la vuelta al mundo.
Hoy finalmente, lo estamos concretando.

  • Black Instagram Icon
  • YouTube Social  Icon
Entradas recientes